La primera decisión FUERTE de Martínez

El nuevo DT xeneize llegó y debió decidir qué hacer con los jugadores que vuelven de préstamos al club.

El inicio del ciclo de Diego Martínez como entrenador de Boca Juniors ha estado marcado por una decisión fuerte: los jugadores que regresaron de sus préstamos no serán tenidos en cuenta y serán considerados negociables. Martínez ha dejado claro desde el principio que desea dar oportunidad a los jóvenes talentos del club que ya vienen ganando terreno en el primer equipo.

Entre los jugadores afectados por esta determinación se encuentran Gonzalo Maroni, quien volvió de San Lorenzo, Aaron Molinas y Agustín Obando, quienes retornaron de Tigre, y Maximiliano Zalazar, proveniente de Platense. A pesar de haber mostrado proyección y haber ganado experiencia en otros clubes, ninguno de ellos formará parte de los planes iniciales del nuevo director técnico.

¿Cuántos jugadores prestados tenía Boca?

En total, son 18 los futbolistas que debían regresar a Boca tras haber sido cedidos a otros equipos, pero ninguno de ellos ha sido considerado por Martínez para el comienzo de su ciclo. Incluso Molinas y Obando, a quienes el entrenador conoce bien por haberlos dirigido en Tigre, no estarán en sus planes.

El nuevo DT se reunió con el grupo de jugadores que regresaron y les comunicó su situación de manera clara y directa. Como resultado, este grupo comenzó a entrenar por separado del resto del plantel, marcando así una diferencia en su tratamiento.

Opina sobre esta noticia

Diego Martínez tiene la intención de darle lugar a los jóvenes jugadores del club que ya han mostrado su valía y forman parte del primer equipo. Algunos de ellos son Jabes Saralegui, Mauricio Benítez, Nahuel Genez y Lautaro Di Lollo. Saralegui, en particular, ya ha tenido minutos en el primer equipo durante el último semestre del año pasado bajo la dirección de Almirón.

Debido a esta decisión, los jugadores que han regresado a Boca para esta temporada serán considerados negociables y es probable que sean cedidos nuevamente en los próximos días. Mientras tanto, continuarán trabajando en el club, pero como un grupo independiente del resto del plantel.

Esta determinación marca el primer paso firme de Diego Martínez al frente de Boca Juniors y deja en claro que buscará imprimir su sello en el equipo, apostando por los jóvenes talentos y construyendo un plantel acorde a su visión y estrategia de juego.

Comentarios: